domingo, 11 de marzo de 2007

Desapego ...



El amor sólo puede existir en libertad
Buda dijo:
El mundo está lleno de sufrimientos;
la raíz del sufrimiento es el apego;
la supresión del sufrimiento
es la eliminación del apego.
El desapego podría definirse como "carencia de sed".
Piensa en el ánimo de una persona desesperada por la sed y en el de
alguien que no la tiene.
Observa, mentalmente, la diferencia.
¿En cuál ves paz, tranquilidad, seguridad y en cuál lo contrario?
Ahora observa el mundo. Y tu mundo particular y personal.
La infelicidad que hay en torno y dentro de ti, ¿qué la causa?
¿La situación económica?, ¿el desempleo?, ¿la soledad? ...
Si observas bien, verás que no es nada de eso. Si se te solucionaran
todas esas cosas, aparecerían otras que te seguirían causando la
infelicidad.
Entonces, ¿qué es?.

Es que esa infelicidad la llevas contigo donde vayas. Esa infelicidad
está en ti mismo y no puedes escapar de ti.
Está en tu programación, en tu computadora cerebral. Son tus
creencias, esas que te parecen tan lógicas que ni siquiera sabes que
te tiranizan y esclavizan.
Tu mente no deja de producir infelicidad.
Pero si lo analizas, verás que hay una sola cosa que origina la
infelicidad: el deseo - apego.
Y ¿qué es el apego?
Es un estado emocional de vinculación compulsiva a una cosa o persona
determinada originado por la creencia de que sin esa cosa o persona, no
es posible ser feliz.
Facundo Cabral dice:
Deseo poco, y lo poco que deseo, lo deseo poco.
Tu mente dice:
No puedes ser feliz si no tienes tal o cual cosa, o si tal persona no
está contigo.
No puedes ser feliz si tal persona no te ama.
No puedes ser feliz si no tienes un trabajo seguro.
No puedes ser feliz si no das seguridad a tu futuro.
No puedes ser feliz si estás solo.
No puedes ser feliz si no tienes un cuerpo a la moda.
No puedes ser feliz si los otros actúan así.
y... cuántos más "no puedes ser feliz si...".
Tu mente está programada para demostrarte constantemente (sino por una
cosa, por otra) que no puedes ser feliz.
Todo esto es falso.
Tú eres feliz aquí y ahora; pero no lo sabes, porque tus falsas
creencias y tu manera deformada de ver las cosas te han llenado de
miedos, preocupaciones, ataduras, conflictos, culpabilidades ...
Si lograras ver a través de esa maraña, comprobarías que eres feliz
y no lo sabes.
No hay un sólo momento en tu vida en el que no tengas cuanto necesitas
para...
Ser Feliz.
Todas las cosas a las que te apegas y sin las que estás convencido que
no puedes ser feliz, son simplemente tus motivos de angustias.
Lo que te hace feliz no es la situación que te rodea, sino los
pensamientos que hay en tu mente.
El apego es un estado emocional que tiene dos puntas, una positiva y
otra negativa.
La positiva es el estado de placer y la emoción que sientes cuando
logras aquello a lo que estás apegado.
La negativa es la sensación de amenaza y la tensión que lo
acompañan, lo que te hace vulnerable al desorden emocional y amenaza
constantemente con hacer añicos tu paz.
Observa bien: Si no se consigue el objeto del apego, origina
infelicidad; y si se consigue sólo produce un instante de placer
seguido de la preocupación y el temor a perderlo.
¿Podemos ganar la batalla contra los apegos?
Sí. Renunciando a ellos. Cambiando nuestra programación.
Haz una lista de todo lo que te tenga apegado y dile a cada una de esas
cosas:
En realidad no estoy apegado a ti en absoluto.
Tan sólo estoy engañándome a mi mismo creyendo que sin ti no puedo
ser feliz.
Y si tu apego se refiere a una persona, di:
Te dejo que seas tú mismo/a, que tengas tus propios pensamientos, que
satisfagas tus propios gustos, que sigas tus propias inclinaciones, que
te comportes tal como decidas hacerlo. Te libero con Amor y me libero
con Amor.
Ahora estás en condiciones de amar -Amar, con mayúsculas- a esa
persona.
¿Por qué?
Porque Amar, no es querer. Lo que quieres, quieres poseerlo.
Cuando quieres a alguien para ti, sólo le estás poniendo una cadena
al cuello y atándote del otro lado.
El Amor sólo puede existir en libertad.
Publicar un comentario