viernes, 5 de septiembre de 2008

El perfeccionismo es una muerte lenta.


Si cada cosa ocurriera como a mí me hubiera gustado
o como la hubiera planeado
nunca experimentaría algo nuevo.
Mi vida sería una repetición infinita de viejos resultados.
Cuando cometo un error experimento algo inesperado.
Algunas veces reacciono frente a mis errores como si me hubiera traicionado.
Mi temor a equivocarme parece basarse en la suposición secreta de que soy
potencialmente perfecto
y que bastaría sólo un poco de cuidado para no caerme del cielo.
Pero un 'error' es un manifiesto de lo que soy,
es un bache en el camino que intento,
es una advertencia de que no estoy
tomando en cuenta mi realidad.
Cuando haya escuchado a todos mis errores.
Habré crecido.
Hugh Prather

*DESEOS...*


Deseo decirte las palabras más profundas, pero no me atrevo, pues temo tu
burla.
Por ello me río de mi mismo y transformo en bromas mi secreto.

Me burlo de mi dolor, para que no te burles tú.
Deseo decirte las palabras más sinceras, pero no me atrevo, pues temo que no
me creas.
Por ello las disfrazo de mentiras y digo lo contrario de lo que pienso.

Me esfuerzo en que mi dolor parezca absurdo para que no te lo parezca a ti.

Deseo decirte las palabras más valiosas, pero no me atrevo, pues temo no ser
correspondido.
Por ello te nombro duramente y me enorgullezco de mi insensibilidad.

Deseo sentarme silenciosamente a tu lado, pero no me atrevo, pues temo que
mis labios traicionen mi corazón.
Por ello hablo disparatadamente, escondiendo mi corazón tras mis palabras.
Trato a mi pena con dureza, para que no lo hagas tú.

Deseo alejarme de ti, pero no me atrevo, pues temo que descubras mi
cobardía.
Por ello levanto la cabeza y me acerco a ti con aire indiferente.
La constante provocación de nuestras miradas remueve mi dolor sin piedad.

*RABINDRANATH TAGORE

Bernardo Kliksberg // Más familia


La familia es la principal unidad preventora del delito y el pilar de una
sociedad sana

Una de las soluciones al problema acuciante de la delincuencia juvenil está
al alcance de cualquier sociedad. Se llama "más familia". 2/3 de los
delincuentes jóvenes de EEUU, y diversos países latinoamericanos, vienen de
familias destruidas. En muchos casos, la pobreza presiona duro a la familia,
y se rompe. La familia es la principal unidad preventora del delito. Si
funciona bien, transmite valores éticos y tutorea. Ninguna policía del mundo
puede reemplazarla.

"Más familia" hace también otras diferencias. Recientes estudios en EEUU
muestran que los chicos que tienen una "mesa familiar" donde se reúnen
periódicamente con sus padres se desarrollan mejor que los que no la tienen.
En los intercambios adquieren un vocabulario más rico, conocimientos y
experiencias, y afianzan su identidad. En numerosas familias de clases
medias, la cena familiar regular ha sido marginada. Ha surgido además en
ellas una nueva figura "los hijos horizontales".

El padre y la madre trabajan fuerte, se van de la casa temprano, y regresan
tarde. Los ven cuando ya están durmiendo, y delegan en otros su cuidado.
Están asimismo ausentes de seguir los estudios de los hijos. El resultado
con frecuencia, problemas de comportamiento, déficits de atención y bajo
rendimiento.

Hay países como España que han puesto el tema entre sus prioridades reales.
Así el gobierno de Cataluña lanzó un gran plan para conciliar trabajo y
familia con 166 medidas concretas. Van desde ofrecer incentivos a las
empresas que adopten formas de conciliación familia-trabajo, hasta mejorar
el transporte público para aumentar el tiempo disponible, ampliar
fuertemente las guarderías, dar un sueldo a los familiares que cuidan de los
ancianos.

En Israel el 85% de las personas se reúnen en familia por lo menos una vez a
la semana. El 67% el viernes a la noche. Junto a ser un mandato bíblico, la
familia es estimulada a fondo por el sistema educativo, y la sociedad civil.
La Fundación "Viernes Familiar" desarrolla una campaña continua para
estimular el encuentro de los todos los miembros de la familia alrededor de
la mesa para "conversar, relatar vivencias y experiencias, comentar
problemas y brindar apoyo y cariño".

En Costa Rica el Instituto Costarricense de Electricidad ha aprobado un plan
para enviar a 1.000 de sus 15.000 empleados a trabajar desde la casa a
través de teletrabajo. Explica en base una exitosa prueba piloto "que hay
mayor productividad, menos stress, y en el caso de las mujeres un alivio
importante porque pueden atender mejor a su familia". El Estado se propone
impulsar el teletrabajo en muchas de sus oficinas.

En los Diez Mandamientos después de los que tienen que ver con la relación
entre el hombre y la divinidad, el primero es el que hace a la familia. Es
el pilar de una sociedad sana, y una vida equilibrada y plena. En América
Latina, es tiempo de defenderla en los hechos.

*Asesor Principal de la Dirección del PNUD/ONU para América Latina
kliksb...@aol.com*

Un perro vagabundo...

*Era un perro vagabundo que se encontró un hueso muy viejo, pe­lado y
totalmente seco. Entusiasmado, empezó a roerlo y entonces una de las
esquirlas le hizo una herida en la boca, de la que co­menzó a manar
abundante sangre. El perro, degustando su propia sangre, se creía que era un
hueso reciente y al que le estaba sacan­do una provechosa sustancia. Roía y
roía el hueso, sintiéndose muy feliz por el revitalizante y sabroso jugo que
extraía del mismo y pensando que estaba nutriéndose convenientemente.*

**

*Comentario*

**

*La mente da vueltas sin cesar pero, a menudo, no llega a otra parte que no
sea el hastío, la confusión o la servidumbre con res­pecto a alimentar
pensamientos automáticos de deseo, odio, afanes insustanciales o extravíos
de la conciencia. Aunque cree, incluso, que les saca alguna sustancia a
tales idas y venidas mentales, no se trata más que de un vano y desertizante
charloteo que invita a las reacciones en cadena, fija opiniones ajenas o
disparatadas, alimen­ta el lado negativo de la imaginación, hace a la mente
indómita y puede fortalecer al enemigo interior. También nos aferramos a ese
tipo de fárrago mental, cuando es mucho más sabio, constructivo, integrador
y saludable prestar atención a lo que se piensa, se dice, se hace o se vive
en el momento presente, evitando así los automatismos mentales y psíquicos
que, por su propia naturaleza, mer­man mucha frescura, energía y vitalidad a
la mente, y originan su envejecimiento prematuro, intranquilidad y desorden.
Si uno pone orden en su casa, ¿cómo no poner orden en ese hogar
infinitamen­te más cercano que es la mente y del cual no podemos
ausentar­nos? Tendremos que empezar por comprobar ese continuo dispa­rate de
la mente, para comenzar a trabajar mediante la vigilancia y el esfuerzo por
una mente más serena, clara y controlada. Pero una vez más no podremos
hacerla sin la atención, y por eso Buda in­sistía: «Yo declaro que la
atención es útil en cualquier parte».*

12 Tips Zen...

*Hay 12 puntos fundamentales y básicos para llevar una vida parecida a los
monjes Zen sin necesidad de tener que convertirse en uno de ellos:*
**
*1. Una cosa cada vez. Es parte de la vida de un monje Zen, una tarea, nada
de multitareas. Un proverbio Zen dice "cuando camines, camina. Cuando comas,
come"*
**
*2. Hazlo pausadamente y con propósito. Aunque hagas una cosa cada vez,
pueden realizarse aleatoriamente y con precipitación. Por el contrario tus
acciones deberán ser razonadas y realizadas con pausa, así ganarás en
concentración.*
**
*3. Hazlo de forma plena. Centra tu mente en la tarea y complétala antes de
pasar a la siguiente. Si algo queda inacabado, aparta la tarea completamente
no dejando ningún resquicio. Si preparas un bocadillo, no lo comas hasta que
hayas recojido y limpiado todo lo que utilizaste para prepararlo.*
**
*4. Haz menos. Un monje Zen no tiene una vida perezosa. Se levanta pronto y
trabajada durante todo el día, pero no genera una lista de tareas sin
acabar. Realice las tareas que realice serán esas y ninguna más. Menos
tareas significa poner tu atención en ellas y las realizarás plenamente.
Muchas tareas programadas hará que saltemos de una a otra rápidamente sin
pensar y sin concentrarnos en ellas.*
**
*5. Espacia las tareas. Disponer de tiempo entre tareas te ayudará a
concentrarte en ellas y te facilitará completarlas. Una programación
relajada ayudará a finalizar tareas que se alarguen disponiendo del tiempo
que necesario para finalizarlas.*
**
*6. Desarrolla rituales. Los monjes Zen tienes sus propios rituales para las
tareas que realizan, desde comer a limpiar o meditar. Eso les ayuda a darles
la máxima atención y a que sean realizadas, con pausa, correctamente. No
tienes que seguir ningún ritual, crea tus propios para cada tarea que
realices, preparar comida, limpiar, despertarse o acostarse o hasta como
preparase para el ejercicio.*
**
*7. Asigna tiempo para ciertas tareas. Hay tareas diarias que requieren un
horario específico. Determina el tiempo para el aseo, para trabajar, para
limpiar o para comer. Esto asegura que las tareas sean realizadas
regularmente. Si para ti una tarea tiene la importancia suficiente para
realizarse con regularidad, asígnale el tiempo necesario.*
**
*8. Dedica tiempo a sentarte. Una parte fundamental de la vida del monje Zen
es la meditación sentado (zazen). Esto requiere designar un tiempo
simplemente para sentarse. La meditación es práctica ayuda a encontrase pero
no hay por qué realizarla cuando estés sentado. Hacer ejercicio puede ser
una buena práctica para centrarse en uno mismo, cualquier actividad te pude
ayudar a encontrarte.*
**
*9. Sonríe y ayuda a los demás. Los monjes Zen dedican parte de su día al
servicio a los demás. Esto enseña humildad y aleja el egoísmo de sus vidas
que se orientan al servicio. Dentro de la familia o fuera puedes dedicar ese
tiempo a los demás. De igual forma sonreír y ser amable con todo el mundo
ayuda a mejorar la vida de los que te rodean. Considera unirte al trabajo
voluntario de caridad.*
**
*10. Haz que limpiar o cocinar sean parte de la meditación. Además de la
meditación zazen, limpiar y cocinar son partes importantes del día de un
monje Zen. Pueden resultar ensalzantes al realizarlas cada día como practica
del auto-conocimiento. Si para ti son aburridas, intenta hacerlas parte de
la meditación, concéntrate en ellas, hazlas pausada y plenamente, tu día
cambiara plenamente (y tu casa estará más limpia).*
**
*11. Piensa qué es necesario. Hay muy poco en la vida de un monje Zen que no
sea necesario. En su armario no hay prendas exclusivas, ni muchos zapatos,
nada de instrumentos tecnológicos, coches o comida basura (su dieta es
vegetariana). No es necesario vivir como un monje Zen pero nos tiene que
servir para recordar que hay muchas cosas en la vida que no son necesarias,
y es interesante pensar que necesitamos realmente en nuestra vida y que
cosas son necesarias.*
**
*12. Vive de forma sencilla. Es el corolario de la regla 11, si no es
necesario, puedes vivir sin ello. Libérate de aquello que no sea necesario o
esencial. Para cada uno, esto será diferente, familia, lectura, ejercicio o
lo amigos pueden ser algo esencial en tu vida. Decide que es lo más
importante para ti y hazle hueco en tu vida eliminando lo que no sea
esencial.*

Cuento Zen...

*Chiyono era una mujer bella.
Aunque en su interior atesoraba el amor más puro y hermoso, la mayoría de
los hombres que se acercaron a su vida buscaban disfrutar del deseo que les
despertaba la perfección de su cuerpo.
Y Chiyono descubrió que no había hombre que pudiera corresponder a su amor;
que el único amante que podía ver lo que los ojos velaban era el amor
divino. Y vagó de monasterio en monasterio, y en todos recibió la misma
negativa. Su belleza sólo podría alterar la tranquilidad de los monjes, y
hasta era posible que consiguiera con su sola presencia que más de uno
abandonara la austeridad y el silencio.
Chiyono, cansada de ser valorada sólo por su aspecto, deformó su cuerpo
sometiéndolo a dolorosas quemaduras. Su rostro, de piel aterciopelada y
blanco perla, era ahora carne viva y purulenta. Tras recuperarse de sus
heridas, decidió volver a visitar los monasterios que antes le habían
cerrado sus puertas.
Al ver su aspecto y conocer el porqué de su estado, los monjes aceptaron
respetuosamente su presencia y valoraron su deseo de volcar su vida al
despertar divino.
Cuando pudo por fin dedicarse a lo que quería, estuvo años -década tras
década- realizando las mismas rutinas, pacientemente, intentando mantenerse
alerta a las indicaciones de los maestros y a sus propias experiencias. Su
vida era bien sencilla; pero había aprendido que no eran las actividades en
sí las que daban plenitud y sentido a la vida, sino la actitud con que éstas
se realizaban.
De sus maestros había aprendido también a observarse al caminar… al fregar
el suelo… al preparar la comida… al meditar sentada frente a un muro carente
de objetos… Observaba su aburrimiento, su tristeza, su ira, su sueño… y
sabía que en la realidad iluminada nada de esto era de ella… Si se aburría,
se decía: "el aburrimiento está pasando por mí"… Si reaccionaba con ira, no
la reprimía ni justificaba; se observaba y se decía: "la ira está pasando
por mí".
Y así estuvo años y más años, intentando ir más allá de la aparente
repetición de la rutina, para descubrir la cualidad de frescura y
espontaneidad que tenía, no lo acción en sí (fuera o no fuera nueva), sino
la vivencia constante en el eterno presente.
Una noche, realizando una de las tareas propias de su rutina, fue a buscar
agua a un pozo cercano. Tras llenar el destartalado cubo, se dispuso a
llevarlo con calma y cuidado para no perder parte de su preciado contenido
durante el camino. La noche, de nubes y claros, estaba tenuemente iluminaba
por el resplandor de una hermosa luna llena. Chiyono alternaba su vista en
el suelo, la Luna y el reflejo oscilante de ésta en el agua del balde.
De repente, mientras observaba el reflejo de la luna en el agua, tropezó,
cediendo las asas y rompiéndose al impactar contra el suelo.
Durante unos instantes, la monja Chiyono permaneció inmóvil, observando los
restos del cubo y cómo el agua se filtraba poco a poco en las porosidades
del suelo… Luego, miró directamente a la luna… Y en ese sencillo percance,
tras años de esfuerzo, paciencia y tenacidad, Chiyono se iluminó.
Rememorando lo que sintió en ese instante, escribió:
De un modo y otro traté de mantener el cubo íntegro, esperando que el débil
bambú nunca se rompiera. De repente, el fondo se cayó. No más agua; no más
reflejo de la luna en el agua: vaciedad en mi mano.*
**
Publicado por JAVIER AKERMAN

Gracias Vida...

Gracias Por todo lo que ella nos dá en abundancia, Salud, felicidad, prosperidad.
Gracias Por las duras lecciones que me han ayudado a conocerme mejor y mejor conocer a los otros
Gracias por los fracasos vividos, eso me enseñó la humildad, la obligación de jamás sentarme sobre mis laureles y la necesidad de comprender el fracaso de los demás y ofrecerles la ayuda que necesitan en eso momentos.
Gracias por todas esas ocasiones que se me presentaron para cultivar la paciencia, la tolerancia ,y la esperanza.
Gracias por los múltiples descubrimientos de la realidad y la verdad ..
Gracias por las oportunidades que aproveché, las desgracias que evité, las soluciones que encontré, los talentos que desarrollé, las victorias que he obtenido, los días maravillosos que he vivido.
Gracias por los padres que conocí, los amigos que encontré, los profesores que me enseñaron, os libros que he leido, los viajes que he realizado, las comidas que me han deleitado
Gracias por los paisajes que he admirado, el sol que me ha calentado, las flores ue he contemplado, el aire que he respirado.
Gracias por la conciencia cada vez mas grande de que un « Ser bueno" vela pore mí a pesar de mis errores, me protege a pesar de mis debilidades, me ama a pesar de mis defectos, y me dá soluciones a pesar de mis obstinaciones. .
Gracias por la alegría de constatar simplemnte que yo estoy "Viva(o)" .

Las Manzanas...


Las mujeres somos como manzanas en los árboles... Las mejores están en la copa del árbol.

Los hombres no quieren alcanzar las mejores, porque tienen miedo de caer y herirse...






En cambio, toman las manzanas podridas que han caído a tierra y que aunque no son tan buenas, son fáciles de alcanzar.






Así que las manzanas que están en la copa del árbol, piensan para si, que algo esta mal con ellas, cuando en realidad,

"Ellas son grandiosas".






Simplemente tienen que ser pacientes y esperar a que el hombre correcto llegue, …..aquel que sea lo suficientemente valiente para trepar hasta la cima del árbol por ellas.






No nos caigamos para ser alcanzadas, quien nos necesite y quiera , hará TODO para alcanzarnos....






Con cariño para mis amigas manzanitas !!!






Eres única en este mundo y como tal... mereces respeto.