viernes, 5 de septiembre de 2008

El perfeccionismo es una muerte lenta.


Si cada cosa ocurriera como a mí me hubiera gustado
o como la hubiera planeado
nunca experimentaría algo nuevo.
Mi vida sería una repetición infinita de viejos resultados.
Cuando cometo un error experimento algo inesperado.
Algunas veces reacciono frente a mis errores como si me hubiera traicionado.
Mi temor a equivocarme parece basarse en la suposición secreta de que soy
potencialmente perfecto
y que bastaría sólo un poco de cuidado para no caerme del cielo.
Pero un 'error' es un manifiesto de lo que soy,
es un bache en el camino que intento,
es una advertencia de que no estoy
tomando en cuenta mi realidad.
Cuando haya escuchado a todos mis errores.
Habré crecido.
Hugh Prather
Publicar un comentario