domingo, 28 de diciembre de 2008

LA FELICIDAD NUNCA SE VA

Porque nunca se pierde.
La felicidad no tiene contrapuesto,





Puede estar oscurecida, pero nunca se va...





...porque tú eres felicidad.





La felicidad es tu esencia, tu estado natural...





...y, por ello, cuando algo se interpone,...





...la oscurece, y sufres por miedo a perderla.





Te sientes mal, porque ansías aquello que eres.





Es el apego a las cosas que crees que...





...te proporcionan felicidad lo que te hace sufrir.





No has de apegarte a ninguna cosa,...





...ni a ninguna persona, ni aún a tu madre,...





...porque el apego es miedo,...





...y el miedo es un impedimento para amar.





El responsable de tus enfados eres tú,...





...pues aunque el otro haya provocado el conflicto,...





...el apego y no el conflicto, es lo que te hace sufrir.





Es el miedo a la imagen,...





...que el otro haya podido hacer de ti,...





...miedo a perder su amor,...





...miedo a tener que reconocer...





...que es una imagen la que dices amar,...





...y miedo a que la imagen de ti,...





...la que tú sueñas que él tenga de ti,...se rompa.





Todo miedo es un impedimento para que al amor surja.





Y el miedo no es algo innato sino aprendido.





El miedo es provocado por lo que no existe.





Tienes miedo porque te siente amenazado...





...por algo que ha registrado la memoria.





Todo hecho que has vivido con angustias,...





...por unas ideas que te metieron,...





...queda registrado dentro de ti...





...y sale como alarma en cada situación...





...que te lo recuerda.





No es la nueva situación...





...la que le llena de inseguridad,...





...sino el recuerdo de otras situaciones,...





...que te contaron o que has vivido anteriormente...





...con una angustia que no has sabido resolver.





Si despiertas a esto, y puedes observarlo claramente,...





...recordando su origen, el miedo no se volverá a producir, porque eliminarás el recuerdo.

Autor :

Anthony de Mello.

Es mejor dar que recibir

Hay en Tierra Santa dos lagos alimentados por el mismo río:

el río Jordán.

Están situados a unos kilómetros de distancia el uno del otro.

Pero, ambos poseen características asombrosamente distintas.





Uno es el Lago de Genesaret, conocido también como Mar de Galilea

o Lago de Tiberiades.





El otro es el llamado "Mar Muerto".





El primero es azul, lleno de vida y de contrastes, de calma y de borrasca.

En sus orillas se reflejan delicadamente las flores amarillas de sus bellísimas praderas.





El Mar Muerto es una laguna salitrosa

y densa, donde no hay vida y queda estancada el agua que viene del río.





¿Qué es lo que hace tan diferentes a los dos lagos alimentados por el mismo río?

Es sencillamente esto:





El Lago de Genesaret trasmite generosamente lo que recibe.

Su agua una vez llegada allí, parte inmediatamente para remediar la sequía

de los campos.

Sacia la sed de los hombres

y de los animales.

Es un agua altruista.





El agua del Mar Muerto se estanca.

Se adormece.

Es salitrosa.

Mata.

Es agua egoísta, estancada, inútil.





Pasa lo mismo con las personas.

Las que viven dando y dándose a los demás, generosamente, viven y hacen vivir.





Las personas que, egoístamente, reciben, guardan y no dan, son como agua estancada, que muere y causa la muerte a su alrededor.





Muchas gentes se parecen al Mar Muerto: sólo reciben, acumulan, no se dan y así se fabrican una vida amarga, desdichada e infeliz.





Hay otros que dan y se dan

a sí mismos con generosidad

y sin esperar recompensa...

Esta gente es la más feliz

de nuestro mundo.





Cuánto más damos más recibimos.

Cuanto menos repartimos de lo nuestro, más pobres nos volvemos.





El que acumula para sí solo, llama a gritos

a la infelicidad y ésta llega.





El que reparte, abre la puerta

a la felicidad.

Deseos para el 2009

Nada puede ser realmente nuevo si uno lo vive desde viejas actitudes.

...o de una nueva pareja.

...de un nuevo lugar donde vivir,

Por eso te deseamos y nos deseamos...

...de un nuevo amigo,

Quizás dé lo mismo si se trata de un año nuevo...

...o de un nuevo grupo de pertenencia,











Que no se nos vaya nuestro tiempo de vida en asuntos que realmente no valgan la pena.

Nadie vino a este mundo...

... a “matar el tiempo”.

... a encerrarse en un lugar seguro,

... a lograr la aprobación

El tiempo es algo precioso:

un recurso no renovable.





Que miremos hacia atrás sólo para cerrar los asuntos pendientes.

... decir lo largamente callado,

... hacerse cargo de los errores

... reconocer lo recibido

Cerrar lo inconcluso es comenzar a hacer espacio para lo Nuevo.


Es el único modo en que el pasado puede realmente pasar:


... dejar ir lo que ya no es.



y pedir disculpas,

y dar las gracias,


... comprender lo no comprendido,








Que sepamos pedir ayuda cuando la necesitemos, para volver a pararnos sobre nuestros propios pies.



Dejarse ayudar es un buen antídoto para la omnipotencia o la necedad.





Que sepamos ayudar a quien lo necesite...

... sin perdernos en el otro,

... sin generar dependencia,

... sin forcejear para que nadie

Ayudar requiere el ejercicio de una solidaridad inteligente, consciente de sus trampas y de sus límites.

... sin invadir ni manipular,



cambie lo que no está dispuesto a cambiar.





Como decía Vinicius: “La Vida es el arte del encuentro”.

Que permanezcamos abiertos a encontrar verdaderos compañeros de Camino, afines a nuestra más íntima Esencia.

No nos escondamos de la Vida.







Vivir Vivo es poco frecuente entre los humanos. Lo logran quienes trabajan para abrir su sensibilidad y su conciencia.

Que seamos parte de aquellos que, más que un “Año Nuevo”, celebran cada día un Día Nuevo, intensamente Vivos.







Y es que hay un único tiempo:

AHORA.


Te deseamos lucidez para cada día. Que elijas bien, que tu sensibilidad se abra y florezca.

Olvídalo. - Zenaida Bacardí de Argamasilla

Las resacas que dejaron las tormentas de este año...

¡Olvídalas!

Los pasos tambaleantes, los pasos retrasados, los pasos hacia atrás...

¡Olvídalos!

Las veces que pasaste ignorada, inadvertida, lastimada...

¡Olvídalas!

Los sueños consumidos, las ilusiones hechas cenizas, los intentos hechos polvo y el amor hecho recuerdo...

¡Olvídalos!

Las veces que latió tu corazón y nadie se dio cuenta, que quisiste hacer y no te dejaron, que abriste los ojos y te cerraron los párpados...

¡Olvídalas!


Las estrelladas apagadas, los días opacos, el tiempo en blanco, la luna dividida y las horas de cerrazón...

¡Olvídalas!

El manto de insignificancia, de masa, de anonimato, de rutina...

¡Olvídalo!



Las espinas largas y hondas, los secretos angustiosos y tristes, las piedras altas e insalvables...

¡Olvídalas!

Las semillas que se te quedaron dormidas, los vuelos que se te quedaron a ras de tierra, las rosas que se secaron antes de tiempo...

¡Olvídalas!

La cáscara de la semilla, el lucimiento de la vanidad, la máscara del hombre y el ropaje de la verdad...

¡Olvídalo!

No vivas hacia atrás. No comiences recargado de sombras.
No des la espalda a la luz. No te reflejes en lo que pasaste.
No te aferres al mismo punto de partida.

Párate en la proa de tu barco, levanta de nuevo las velas, mira hacia lo largo y lo ancho del mar...

Cuando te convenzas de su inmensidad encontrarás otro camino, y cuando mires al cielo parecerás gaviota que, apartándose de todo, encuentra el camino y va dar a Dios.


Con el pasado aprendes, con el presente renaces y con el futuro sueñas.

Vivir empezando es la forma de llegar... Lo demás... ¡Olvídalo!

ORACION DE FIN DE AÑO


Señor, al terminar este año quiero darte gracias por todo lo que recibí de tí, gracias por la vida y el amor, por las flores, el aire y el sol de que disfruté, por la alegría, el amor y el color, por cuanto fue posible y por lo que no pudo ser ya que tu sabiduría es infinita.



Te ofrezco cuanto hice este año, el trabajo que pude realizar y las cosas que pasaron por mis manos y lo que con ellas logrçe construir a pesar de las dificultades que se me presentaron.



Te presento a las personas que amo, las amistades nuevas y las de siempre, los más cercanos a mí y los que están lejos, los que se fueron, los que me pidieron la mano y a los que pude ayudar, con los que compartí la vida este año que finaliza, así como el trabajo, el dolor y la alegría.



Tambien Señor, quiero pedirte perdón por el tiempo perdido, por la flojera, por el dinero mal gastado, por la palabra inútil y el amor despreciado, perdón por las obras vacías, por el trabajo mal hecho, por vivir muchas veces sin entusiamo y equivocadamente pensar que no oyes mis oraciones, por las veces que creo que estoy arando en el mar, como me dijera un amigo de la iglesia, todo esfuerzo en favor del bien siempre será recompenzado; perdóname por la oración aplazada, por mis olvidos y silencios con muchas de mis amistades y familia, simplemente te pido perdón.



Señor Dios, creador de lo visible y lo invisible, dueño del tiempo y la eternidad, tuyo es el hoy el mañana, el pasado y el futuro pues en tu espiritu reside el secreto de los tiempos. Al comenzar este año que se aproxima detengo mi vida ante el calendario aún sin estrenar y te presento estos días que sólo Tú sabes si llegare a vivirlos.



Hoy te pido para mí y los míos así como para la humanidad tan golpeada por sus hazañas y desventuras que nos acerques un poquito de Tu Paz, danos alegría para continuar adelante a pesar de las vicisitudes, pues debemos tener presente que no envias pruebas que no seamos capaces de superar, danos fortaleza y prudencia, caridad y sobre todo sabiduría para comprender y aceptar lo que nos toque vivir.



Quiero vivir cada día con optimismo y bondad, cierra Tú mis oídos a la falsedad e hipocrecia, mis labios a la mentira, al egoísta o hirientes, abre todo mi ser a lo bueno, sencillo y puro, que mi espíritu se llene solo de bendiciones y las derrame a mi paso, cólmame de bondad y alegría para que cuantos viven a mi lado y con quienes comparto este camino encuentren en mí un poquito de Tú alegría.



Señor enséñame en este nuevo año a repartir felicidad!!!



Amén

Frase Don Quijote de la Mancha....MIGUEL DE CERVANTES:

Hoy es el día más hermoso de nuestra vida, querido Sancho.
Los obstáculos más grandes, nuestras propias indecisiones;
nuestro enemigo más fuerte, el miedo al poderoso y a nosotros mismos;
la cosa más fácil, equivocarnos;
la más destructiva, la mentira y el egoísmo;
la peor derrota, el desaliento; los defectos más peligrosos, la soberbia y el rencor;
las sensaciones más gratas, la buena conciencia, el esfuerzo para ser mejores sin ser perfectos, y sobre todo, la disposición para hacer el bien y combatir la injusticia donde quiera que esté.