domingo, 28 de diciembre de 2008

ORACION DE FIN DE AÑO


Señor, al terminar este año quiero darte gracias por todo lo que recibí de tí, gracias por la vida y el amor, por las flores, el aire y el sol de que disfruté, por la alegría, el amor y el color, por cuanto fue posible y por lo que no pudo ser ya que tu sabiduría es infinita.



Te ofrezco cuanto hice este año, el trabajo que pude realizar y las cosas que pasaron por mis manos y lo que con ellas logrçe construir a pesar de las dificultades que se me presentaron.



Te presento a las personas que amo, las amistades nuevas y las de siempre, los más cercanos a mí y los que están lejos, los que se fueron, los que me pidieron la mano y a los que pude ayudar, con los que compartí la vida este año que finaliza, así como el trabajo, el dolor y la alegría.



Tambien Señor, quiero pedirte perdón por el tiempo perdido, por la flojera, por el dinero mal gastado, por la palabra inútil y el amor despreciado, perdón por las obras vacías, por el trabajo mal hecho, por vivir muchas veces sin entusiamo y equivocadamente pensar que no oyes mis oraciones, por las veces que creo que estoy arando en el mar, como me dijera un amigo de la iglesia, todo esfuerzo en favor del bien siempre será recompenzado; perdóname por la oración aplazada, por mis olvidos y silencios con muchas de mis amistades y familia, simplemente te pido perdón.



Señor Dios, creador de lo visible y lo invisible, dueño del tiempo y la eternidad, tuyo es el hoy el mañana, el pasado y el futuro pues en tu espiritu reside el secreto de los tiempos. Al comenzar este año que se aproxima detengo mi vida ante el calendario aún sin estrenar y te presento estos días que sólo Tú sabes si llegare a vivirlos.



Hoy te pido para mí y los míos así como para la humanidad tan golpeada por sus hazañas y desventuras que nos acerques un poquito de Tu Paz, danos alegría para continuar adelante a pesar de las vicisitudes, pues debemos tener presente que no envias pruebas que no seamos capaces de superar, danos fortaleza y prudencia, caridad y sobre todo sabiduría para comprender y aceptar lo que nos toque vivir.



Quiero vivir cada día con optimismo y bondad, cierra Tú mis oídos a la falsedad e hipocrecia, mis labios a la mentira, al egoísta o hirientes, abre todo mi ser a lo bueno, sencillo y puro, que mi espíritu se llene solo de bendiciones y las derrame a mi paso, cólmame de bondad y alegría para que cuantos viven a mi lado y con quienes comparto este camino encuentren en mí un poquito de Tú alegría.



Señor enséñame en este nuevo año a repartir felicidad!!!



Amén
Publicar un comentario