viernes, 16 de enero de 2009

MIENTRAS HAY TIEMPO...



Una existencia es un soplo en la eternidad, sin embargo, una
existencia para los que vivimos en un mundo material, puede llegar a ser una tortura, un infierno o una agonía. Para otros puede ser una existencia con dificultades, algunas pruebas difíciles, pero sin desesperación. Y para otros, la minoría, puede ser una existencia de luchas a ser combatidas, problemas que necesitan una solución determinada con serenidad, dolores llevados con conformidad.

Obviamente, para todos hay compromisos y deberes para ser cumplidos, pero sufriremos mucho más, si nos visita la pena, la ansiedad, la falta de fe, el desanimo, etc.

Se nos ha programa una existencia con un determinado tiempo. Algunos vivirán más años, y otros menos, pero desde el momento en que salimos del vientre de nuestra madre, ya estamos abocados a una serie de acontecimientos. Es más, el hecho de nacer en sí, ya es traumático. ¡Se acabo la paz de la gestación! Y desde ese momento, ya estamos empezando una existencia. En ella habrá de casi todo, pero si somos perspicaces, nos daremos cuenta que hay existencias
muy parecidas, pero nunca iguales. Somos seres espiritualmente
individualizados.

Desde el primer llanto de bebé, hasta el último de joven o maduro, pueden transcurrir muchas circunstancias desfavorables para los que venimos a un mundo lleno de espinas y piedras en el camino.

Unos saben como sortear esos obstáculos, con paciencia y atención; sin prisas y pensando en las consecuencias del paso que va a dar.
Esos son los prudente, los pacíficos. Los que no tienen prisa,
porque saben que al final del camino, llegara la recompensa de estar en la Vida Mayor.

Otros viven con desespero, con angustias, sin encontrar soluciones a sus problemas, porque no ven nada más que el árbol que cubre el bosque. Actúan por impulsos; maquinalmente, con imprudencia. Sin paciencia, sin calma, y con egoísmo, se producirán muchos problemas.


Problemas que nos seguirán toda la existencia. Viviremos
justificando cada error cometido. Una vida cómoda, será más un
castigo, que una bendición, porque hay mucho que hacer mientras hay tiempo.

También existen seres rebeldes, delincuentes por cientos de años,
que no nacieron con la predisposición para la renovación. Que,
posiblemente, reencarnaron sin desearlo, o sin aprobar
su "programación". A esos hermanos los identificaremos rápido,
porque jamás están conforme con lo que les ocurre – pruebas,
expiaciones, etc. Buscarán mil maneras de no cumplir con los
compromisos que el futuro les va presentando: huyen de las leyes
Divinas, por eso jamás conocen la felicidad de la conciencia
tranquila. Son expoliadores de sentimientos y de hechos materiales.
No encontrarán la paz, mientras no se encuentren a sí mismos:
mirándose por dentro, y sacando todo lo negativo que hay en ellos.

Otros, por fin, que no están de los primeros, ni de los últimos. Que
viven una existencia, sin pensar que hay que trabajar mientras haya
tiempo. Que no reflexionan si hay vida después de la muerte o no.
Viven entre la pereza y el trabajo. Se caracterizan por no ser malas
personas, pero tampoco útiles a la sociedad. Prefieren muchas veces
esconder la cabeza bajo el ala, y no enfrentar determinados
problemas que, no son más que pruebas para evolucionar.

No olvidemos el grupo más peligroso: los que actúan conscientemente
con maldad; sin importarles el daño que hagan. Que disfrutan
provocando dolor y, que posiblemente, están bajo el dominio de los
que fuera de la carne, son como ellos. Para estos una existencia
puede estar poblada de deudas contraídas a propósito, más las que
traen del pasado. Son personas crueles; de espíritu muy endurecido.
En este grupo no hay paz, ni deseo de tenerla. El orgullo y la
ambición campean en sus almas, hasta que un día agotados de ejercer tanto mal, se agoten y pidan caminar en el camino de espinos y piedras, con todo el dolor del peso de la Ley de Causa y Efecto.

Ojalá nuestra existencia se destaque por el trabajo, el esfuerzo por
salir adelante y el deseo de ser buenos y rectificar mientras hay
tiempo. No somos perfectos, por eso Dios no espera de nosotros, más de lo que podamos dar, pero si nos quedamos cortos en nuestras acciones, Dios nos dará doble trabajo en la siguiente existencia, pero siempre por Amor; ¡el Amor que reeduca y nos hace progresar!

Reflexionemos seriamente: ¿Qué estamos haciendo con nuestras
existencias? ¿Cómo vivimos el día a día, delante de las
dificultades? ¿Cuál es nuestro grado de fe y confianza? ¿Haré todo
lo que debo, mientras haya tiempo? ¿Seré un rebelde a las leyes
Divinas?

Sea cual fuera la contestación, debe ser honesta y sincera, porque a
quien nos creó, no Le podemos mentir. Necesitaremos de mucha fe y confianza en El, mientras hay tiempo; no dejemos para después, lo
que hoy se presenta como una oportunidad de trabajo y
arrepentimiento.

Alguien una noche recibió una llamada de un amigo que tenía
problemas y estaba deprimido; la llamada se hizo a las 23.00 horas
y, éste hombre consideró que ya era tarde, que se iría a dormir, y
le dijo al amigo angustiado: mañana nos vemos y hablamos. A la
mañana siguiente, le notificaron que la noche anterior, sobre la
media noche, se había suicidado.

Reflexionemos mientras hay tiempo.

Por Zona Espírita
Publicar un comentario