viernes, 23 de noviembre de 2007

Al nacer. Me encontré en las manos una copa,

Bebí y en el fondo encontré una perla, la juventud

La juventud me ofreció de su copa, la vacié,

Y en el fondo había una joya, el amor

El amor me dio otra copa, la vacié y en el fondo

Había un diamante, el dolor

También el dolor me ofreció de su copa, temblando bebí

Hasta la ultima gota.

¡Extasiante sorpresa!

Ahí estaba Dios

Poema Persa

Publicar un comentario