miércoles, 28 de febrero de 2007

Ying y Yang interior...



¿Cómo podríamos percibir
nuestras partes más sólidas
si no existieran, dentro de nosotros, debilidades?

¿Cómo podríamos aprender sin nuestra ignorancia?

¿Cómo podríamos ser varones o mujeres
si no existieran mujeres y varones?.

¿Cómo pensar que nacemos siendo ciento
por ciento niños o niñas,
si portamos en cada célula de nuestro cuerpo
cincuenta por ciento
de información de un sexo y cincuenta por
ciento de información del otro?

¡Cuántas cosas había pagado demasiado caro!¡Y cuántas cosas había recibido sin darme cuenta de cuán barato las había conseguido!.Avaricia y derroche, dos puntas de un mismoerror.
El miserable y el pródigo, dos yo anidandoen mi, conviviendo dentro de mí, apareados tratando de diferenciarse y a la vez de competir, de aparecer, de dominar.
¡Qué loca idea esta de que todo va por el mundo de a dos!.Vivimos en un enorme ying-yang: dos partes que configuran un todo único e indivisible, dos mitades que se pueden", diferenciar únicamente para comprenderlas, pero que no tienen existencia independiente.
Para que puedas percibir la luz hace falta la oscuridad. Las cosas son sólo si existe el opuesto. Y eso es así con la luz y la oscuridad, con el día y la noche, con lo masculino y lo femenino,con la fuerza y la debilidad.
Esto es así en el mundo de afuera y, por supuesto, lo es también en elmundo de adentro. Todas nuestras cualidades, condiciones,virtudes y defectos están en nosotros,apareados con sus correspondientes opuestos.Ninguno de nosotros es sólo bueno, ni sólo inteligente, ni sólo valiente. Nuestra bondad inteligencia y valentía coexisten siempre con nuestra maldad, con nuestra estupidez y con nuestra cobardía.
Todos hemos escuchado que los que se sientensuperiores y tratan de mostrarlo, en realidad deben creerse bastante inferiores, y es cierto. Cada vez que un rasgo se manifiesta por sobretodos los demás, no siempre es síntoma de que en nosotros predomina ese rasgo, sino que muchas veces este predominio es solamente la expresión de un gran trabajo con el que la otra polaridad ha sido escondida, evitada, resistida, reprimida.¿Detrás de cada buen tipo se esconde siempreun reprimido? A veces es así. Ese buen tipo tuvo que hacer algo con ese mal tipo que anida en él, lo cual tuvo un costo para él. Lo importante es saber qué cosas escondo y para qué lo hago.
Dr. Jorge Bucay
Cada uno de nosotros posee una energía masculina y otra femenina dentro de sí. La energía femenina es el ser intuitivo, el aspecto profundo, sabio, el guía que todos llevamos dentro. La energía femenina es receptiva, y de ese modo forma el canal a través del cual el Ser Supremo se comunica con nosotros.
Nuestra parte femenina habla con nosotros a través de impulsos nuestro sentido más visceral, o imágenes que surgen de un lugar muy profundo en nuestro interior. Cuando no escuchamos la voz de la intuición, la energía femenina se comunica con nosotros por medio de sueños, emociones o cambios.El aspecto masculino actúa en este mundo.
Nos permite hacer cosas, construir, hablar, mover el cuerpo. Cuando lo femenino es receptivo, las energías masculinas se sientes seguras, activas y expresivas. Es lo masculino lo que hace posible la realización de las ideas, la transformación del pensamiento en forma material.
Shakti Gawain
Publicar un comentario