viernes, 22 de febrero de 2013

"Cuando alguien se siente insatisfecho, desgraciado, tiende a atribuir este malestar a una carencia y espera que un ser, o un objeto, venga a colmarlo. Pero la solución no está ahí. La solución está en que él mismo se decida a dar algo a los demás, a ayudarlos, apoyarlos, consolarlos, o incluso participar en sus actividades. A partir de este momento, una nueva vida empieza a circular en él, ya no tiene necesidad de nada, está colmado. Ha comprendido que, cuando se intenta aportar algo de bueno ya se recibe. Mientras que aquél que no aporta nada, incluso si se le da alguna cosa, no recibe nada. La vida se basa en los intercambios: recibir y dar; dar para recibir. Si no hay intercambios, no hay vida." Omraam Mikhaël Aïvanhov
Publicar un comentario