viernes, 1 de mayo de 2009

Clavos

Un hombre va a una ferretería en busca de un clavo de un tamaño específico. Le dicen que esos clavos están el tercer pasillo del tercer piso, en la parte de atrás. El hombre se dirige al lugar indicado, pero no encuentra los clavos. Entonces, se devuelve a buscar al dependiente que lo atendió y le dice: "Disculpe, no encontré los clavos que busco en el lugar que me indicó". El dependiente responde: "¡Oh!, ¿se refería a esos clavos?, Pasillo siete, en el sótano". El hombre va hasta allí y. de los clavos, todavía nada. Regresa a ver al dependiente y le dice: "¿Ustedes de verdad venden estos clavos?"

Y el dependiente responde: "¡Ah, esos clavos! Aquí mismo están".

"Y, ¿por qué me hizo correr por toda la tienda?"

"Son los productos más populares de la tienda, si fueran fáciles de conseguir, nos quedaríamos sin existencias. Así que nos aseguramos que quien llega buscándolos, realmente los desea".

Este es el juego que la Luz juega con nosotros.

Hoy, pregúntate con sinceridad:

"¿Realmente deseo mayor elevación?

¿Realmente deseo que mi vida sea diferente?

¿Cuánto esfuerzo estoy dispuesto a realizar para que mi vida esté libre de caos?

Publicar un comentario